EMOCIONES

¡Soy un triángulo! narra las diferentes situaciones que la pequeña forma —un triángulo, aunque el resto la vea como un círculo— tiene que vivir y cómo afronta cada una de ellas.

La protagonista nos acerca a algunas  emociones (confusión, tristeza, enfadado, vergüenza, culpabilidad,  tranquilidad, felicidad y miedo) y nos muestra qué siente con cada una de ellas.

Por tanto, es un recurso educativo para trabajar con niños mayores de 4 años que nos permite ahondar en ocho emociones e identificar cuándo las vivimos y qué sentimientos nos generan.

Por otra parte, también es muy útil para trabajar la empatía, ya que es fácil ponerse en el lugar de la pequeña y entenderla mejor.