SIN ESTEREOTIPOS DE GÉNERO

¡Soy un triángulo! pretende huir de todos los estereotipos de género, por eso las protagonistas de la historia son formas.

El cuento narra la historia de una pequeña que desde que nace todas ven como un círculo, aunque en realidad es un triángulo. Esto hace que tenga que vivir diferentes situaciones que la hacen sentir todo tipo de emociones.

El uso de formas geométricas ayuda a escapar de los estereotipos que muchas veces tenemos interiorizados. A la hora de contar la historia se utiliza el género femenino tanto para círculos como para triángulos porque todas son formas.